Discurso del Presidente en la Junta General de Accionistas 2019

Quabit espera entrar en beneficios operativos recurrentes a finales de 2019

Vienen años muy apasionantes para el sector inmobiliario español, que se adentra en una fase más madura del ciclo.

El objetivo de nuestro Plan de Negocio con horizonte 2022 ha sido siempre volver a convertirnos en uno de los grandes referentes del negocio promotor en España.

Y la compañía mantiene ese objetivo: el objetivo de alcanzar la velocidad de crucero en el año 2022 con la entrega de 2.700 viviendas anuales, y superar los 600 millones de euros de facturación y los 70 millones de EBITDA anuales.

 

Muy buenos días, Señoras y Señores Accionistas.
Y muchas gracias por asistir hoy a esta Junta General.

El sector inmobiliario español cerró el año 2018 con muy buenos registros: la compraventa de viviendas alcanzó las 516.000 unidades, los visados de obra nueva superaron el umbral de los 100.000, y los precios de la vivienda aceleraron el paso, con un avance del 6,7%.

Al actual ciclo alcista que comenzó en 2015 le quedan todavía unos cuantos años de crecimiento sólido, sobre todo en la construcción de vivienda nueva. Podría decirse, con carácter general, que la producción de obra nueva acaba de empezar. El año pasado se crearon algo más de 60.000 viviendas nuevas frente a una absorción del mercado natural de entre 150.000 y 200.000 viviendas.

A medida que las promociones inmobiliarias iniciadas en los últimos años van entrando en el mercado, las ventas de obra nueva van ganando protagonismo. De hecho, el año pasado y por primera vez en más de 10 años, crecieron más que las de segunda mano. Este buen comportamiento se ha mantenido en el primer trimestre de este año con un avance del 14,4% frente al 1,4% de la vivienda usada.

El año 2018 también será recordado como el año en el que el sector inmobiliario español puso rumbo a la normalización. En este ejercicio seguimos observando signos de crecimiento sano, con un nivel de transacciones estable y precios que continúan subiendo en general, pero de manera más contenida, con un mayor recorrido en mercados secundarios que se han recuperado más tarde que Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga. Estas grandes ciudades han iniciado ahora un proceso de consolidación, y se están sumando cada vez más otras como Guadalajara, Zaragoza, Tarragona o Alicante.

Los factores que apoyan la demanda de vivienda, como son la creación de empleo, los salarios o la actividad hipotecaria también evolucionan positivamente. El entorno de bajos tipos de interés y una coyuntura económica favorable siguen apoyando el flujo de crédito hacia las familias.

Nuestra economía está desafiando los síntomas de debilidad y la incertidumbre del contexto internacional, y España lidera actualmente el PIB europeo, duplicando el ritmo de los demás. La economía española creció un 0,7% entre enero y marzo, frente al 0,4% de la Eurozona.

Sin embargo, no podemos olvidar que sobre nuestra economía cuelgan una serie de riesgos endógenos que no se pueden obviar, como son la todavía alta tasa de paro, el elevado déficit y la abultada deuda pública que supera el 97% del PIB.

Además, en el frente geopolítico permanecen algunos riesgos como la escalada del proteccionismo internacional o el Brexit y, dentro de nuestras fronteras, la incertidumbre respecto a las políticas económicas de la nueva legislatura marcada por una elevada fragmentación política.

Como ven, vienen años muy apasionantes para el sector inmobiliario español, que se adentra en una fase más madura del ciclo.

Quabit continúa avanzando en este contexto marcado por el balance positivo de las variables macroeconómicas básicas. Un momento en el que la fortaleza del sector inmobiliario está acompañando al desarrollo de nuestro plan de crecimiento y expansión.

El objetivo de nuestro Plan de Negocio con horizonte 2022 ha sido siempre volver a convertirnos en uno de los grandes referentes del negocio promotor en España.

Y la compañía mantiene ese objetivo: el objetivo de alcanzar la velocidad de crucero en el año 2022 con la entrega de 2.700 viviendas anuales, y superar los 600 millones de euros de facturación y los 70 millones de EBITDA anuales.

A corto plazo, dentro de nuestros planes está entrar en beneficios operativos recurrentes desde el cuarto trimestre de este mismo año. Y el ejercicio 2020 será el primero con beneficios operativos recurrentes en su totalidad. En este sentido, la política de dividendos de la compañía se mantiene en un 40% de Pay-Out, y está previsto que un primer dividendo pueda pagarse a finales de 2020 a cuenta de los resultados de ese ejercicio.

Actualmente, los objetivos de entregas de viviendas experimentan una desviación de unos 4 meses, debido fundamentalmente a retrasos en la ejecución de las obras y, en menor medida, en la obtención de licencias, problemas ambos que sufren la mayoría de las promotoras inmobiliarias. Esto supone reducir los objetivos totales del Plan de Negocio un 6% aproximadamente, con lo que estaremos entregando entre 7.200 y 7.600 viviendas en el periodo 2018–2022.

Precisamente, para resolver las dificultades en la ejecución de las obras de construcción, tanto en costes como en plazos, hemos decidido internalizar el proceso constructivo y comprar Rayet Construcción por 13,1 millones de euros. El pago de la adquisición se realizará en dos tramos: el 30% en efectivo cuando formalicemos la operación; y el 70% en acciones de Quabit a un valor de 2 euros por acción, para lo que se utilizará la autocartera.

Paralelamente, estamos trabajando para posicionarnos en el desarrollo de suelo en gestión, actuando como urbanizador en suelo de terceros. El objetivo es doble y estratégico. Por un lado, aprovisionar suelo finalista en mejores condiciones; de esta forma, una parte significativa de los solares para promoción a partir de 2022 procederán de esta actividad. Y por otro lado, mantener la actividad de venta de suelo finalista como una línea de negocio recurrente para la compañía.

En total, desde que arrancamos en 2017 nuestro plan de crecimiento, hemos invertido unos 200 millones de euros en suelo residencial y, tras todas estas operaciones, tenemos un banco de suelo consolidado y diversificado en zonas de alto potencial con un millón de metros cuadrados edificables.

La cartera residencial de Quabit se compone actualmente de 59 promociones con más de 4.000 viviendas en diferentes fases de ejecución, de las cuales, alrededor de la mitad se encuentran en fase de entrega y construcción.

La evolución de los ritmos de comercialización también está siendo óptima para cumplir el plan de entregas y capturar la subida de precios. A punto de cerrar el primer semestre la cartera de preventas suma cerca de 1.400 viviendas.

Estamos trabajando muy intensamente y reforzando la visibilidad de nuestro Plan de Negocio, conformando uno de los equipos de gestión más potentes del país. Y sin embargo la cotización no está reaccionando de la misma manera, algo difícil de entender sobre todo si se tiene en consideración que estamos cotizando con un descuento superior al 50% del NNAV.

Esta evidencia es extensible al conjunto de compañías promotoras cotizadas. En general, a pesar de que sus planes de negocio avanzan en línea con las previsiones realizadas, y a pesar también de la fortaleza y crecimiento del sector, no están reaccionando positivamente en el mercado.

Los inversores tienen que entender que nuestra actividad tiene un periodo mínimo de maduración de tres años, desde el momento en que realizamos la inversión en un suelo hasta que se entregan las viviendas. El negocio promotor necesita tiempo y requiere paciencia. Nuestros inversores deben de estar confiados porque las bases de Quabit son sólidas y el ciclo actual se mantiene claramente alcista, y así seguirá durante los próximos 4 o 5 años.

En relación con las actuaciones más relevantes de 2018 en materia de Buen Gobierno Corporativo, seguimos cumpliendo con solvencia y en línea con las empresas del IBEX-35, las mejores prácticas de transparencia, información de calidad, gobierno corporativo e integridad ética, siguiendo los criterios establecidos por la CNMV.

En este sentido, y de conformidad con el último Informe Anual de Gobierno Corporativo correspondiente al ejercicio 2018 publicado por Quabit, cumplimos con el 91% de las recomendaciones, pero si descontamos las que no nos resultan de aplicación, este porcentaje se eleva hasta el 97%.

Como decía al principio, nuestro objetivo es convertirnos de nuevo en una de las grandes promotoras del país gracias:

  • al compromiso y la implicación del todos los que formamos el Consejo de Administración,
  • al trabajo y profesionalidad de todas las personas que forman el equipo de Quabit, a los que animo a continuar manteniendo el nivel de exigencia y esfuerzo necesarios para continuar creciendo y cumpliendo los objetivos del Plan de Negocio;
  • y, por supuesto, gracias a ustedes, Señoras y Señores accionistas.


Muchas gracias por su atención.