RESULTADOS EJERCICIO 2018

Quabit cierra 2018 con un beneficio neto de 6,8 millones

Crece la cifra de negocio un 596% hasta los 39,7 millones de euros debido al significativo incremento de la entrega de viviendas (190 viviendas en 2018 Vs 6 viviendas en 2017).

La cartera residencial actual crece hasta 4.031 viviendas con una facturación prevista de 839 millones.

Desde que arrancara en 2017 su plan de inversiones, Quabit ha invertido cerca de 200 millones para promover unas 4.800 viviendas.

La buena marcha de las ventas comerciales en 2018 se concreta en una cartera de preventas con 1.076 viviendas y una facturación de 224 millones de euros.

Los proyectos en fase de entrega y construcción totalizan 1.547 viviendas y durante 2018 se ha cumplido el objetivo de terminar y entregar las 4 promociones previstas en el Plan de Negocio.

Madrid, 28 de febrero de 2019.- El año 2018 ha sido clave para Quabit Inmobiliaria. La compañía ha reforzado la visibilidad del Plan de Negocio 2017–2022 con la adquisición de nuevos suelos y el cumplimiento de los hitos de preventas, lanzamiento de nuevos proyectos y promociones en construcción, todos ellos variables clave para la consecución de los objetivos de entregas de los años 2018 y 2019.

Un año clave también por la consolidación y madurez de un modelo de negocio que ha permitido certificar la capacidad de Quabit para crear valor. Durante 2018, la compañía presidida por Félix Abánades ha puesto en marcha 13 nuevas promociones con un total de 1.467 viviendas. Con todo, a 31 de diciembre de 2018, la cartera residencial de Quabit estaba compuesta por 55 promociones con 4.031 viviendas en diferentes fases de ejecución, con una facturación prevista de 839 millones.

La evolución de los ritmos de comercialización también acompaña el desempeño del Plan de Negocio con 1.076 viviendas pre–vendidas por un importe total de facturación de 224 millones de euros.

Quabit avanza así en su objetivo de convertirse en uno de los referentes del negocio promotor en España. Actualmente, los proyectos en fase de entrega y construcción totalizan 1.547 viviendas y durante 2018 se ha cumplido el objetivo de terminar y entregar las 4 promociones previstas en el Plan de Negocio, con un total de 215 viviendas. Será en este ejercicio cuando se llegue cerca del millar de viviendas escrituradas hasta alcanzar la velocidad de crucero de 3.000 entregas/año en 2022.

Paralelamente, Quabit ha cerrado en 2018 adquisiciones de suelo residencial con una edificabilidad de cerca de 125.000 metros cuadrados. En total, desde que arrancara en 2017 su plan de crecimiento, la compañía ha invertido 186 millones en suelo residencial para levantar casi 4.800 viviendas que, sumado al suelo en cartera incluido en el Plan de Negocio, supone cubrir en un 95% las entregas de vivienda previstas hasta 2021.

Tras todas estas operaciones, Quabit consolida su banco de suelo, de gran calidad, que le permite disponer de 1,1 millones de metros cuadrados edificables donde desarrollar más de 8.500 viviendas.

En línea con todo lo anterior, la cifra de negocio crece un 596% hasta los 39,7 millones de euros debido al significativo incremento de la entrega de viviendas (190 frente a las 6 del periodo anterior).

En 2018, el beneficio neto es positivo en 6,8 millones de euros, con un descenso del 53% en relación con el resultado del ejercicio anterior que se explica en su totalidad por la diferencia en el nivel de créditos fiscales activados (5 millones de euros en 2018 Vs. 26 millones en 2017).

A pesar del esfuerzo inversor en el que está inmerso la compañía, y debido a la ampliación de capital dineraria de 63 millones de euros cerrada con sobredemanda el pasado mes de mayo, la deuda financiera neta se ha reducido un 11%, desde el 31 de diciembre de 2017, hasta los 194 millones de euros, principalmente por la contabilización de las quitas de deuda pendientes, que ha sido posible gracias al buen avance del Plan de Negocio.

A 31 de diciembre el GAV de Quabit se ha incrementado en un 27% hasta los 506 millones debido al importante esfuerzo inversor que repercute en un mayor valor de la cartera de suelo, y al avance en el Plan de Negocio que se traduce en un mayor valor de las obras en curso.