Inmobiliaria Guadalmedina (IGSA) agrupa las sociedades de Enrique Ballester y es una de las primeras referencias del sector inmobiliario en la Comunidad Valenciana

La valenciana IGSA entra en el capital social de Quabit Inmobiliaria con una participación del 1,51%

Quabit satisface el crédito que igsa mantenía con una de sus filiales mediante el pago con acciones de su autocartera.

Inmobiliaria Guadalmedina (IGSA), la empresa que agrupa las sociedades promotoras de Enrique Ballester, ha entrado en el capital social de Quabit Inmobiliaria al tomar una participación del 1,51%, equivalente a 1,1 millones de acciones. IGSA ha adquirido este porcentaje mediante el pago en acciones de autocartera del crédito que mantenía con una de las filiales de Quabit, tal y como se indicaba en el documento de registro presentado y registrado en la CNMV el pasado 17 de enero.

“Para nosotros es una gran satisfacción –explica Félix Abánades, Presidente de Quabitque, justo en este momento de gran crecimiento y expansión en el que estamos inmersos, una compañía con la experiencia y la solvencia de IGSA, líder en el sector inmobiliario de la Comunidad Valenciana, entre en Quabit”.

Igsa Inmobiliaria, presidida por Enrique Ballester, es una referencia clara del negocio inmobiliario, y agrupa un sólido conjunto de sociedades promotoras con una importante actividad empresarial en el área metropolitana de Valencia y de la Costa Blanca, cubriendo actualmente la totalidad del espectro de actividades del sector inmobiliario. “La entrada de IGSA en nuestro accionariado es también una muestra más de la confianza del mercado en el Plan Estratégico de Quabit y en nuestra gestión para volver a posicionarnos en un referente claro de la consolidación del sector”, añade el Presidente de Quabit.

El año 2017 está siendo un ejercicio clave para Quabit. La compañía está trabajando muy intensamente, adquiriendo nuevos suelos residenciales y cumpliendo con los objetivos de su plan estratégico para llegar a finales de julio con más de 1.600 viviendas en comercialización. “Eso supone haber dado un salto cualitativo muy importante –continúa Abánades porque en muy poco tiempo hemos puesto toda la maquinaria de Quabit en el nivel más alto de producción”.

En el segundo trimestre Quabit ha cerrado 13 operaciones de suelo por valor de 39 millones para promover más de 1.000 viviendas. Sumando a esta cifra las 1.200 viviendas que tiene previsto desarrollar en activos propios, resulta cumplir en un 56 por ciento el objetivo de promoción hasta 2022: más de 4.000 viviendas.