Por Félix Abánades, Presidente de Quabit Inmobiliaria

INEXPLICABLE COMPORTAMIENTO DE LAS PROMOTORAS EN BOLSA

Nuestros inversores deben de estar confiados porque los resultados llegarán en un plazo cercano ya que las bases de las compañías promotoras son sólidas, el ciclo actual se muestra claramente alcista –y así continuará durante los próximos 4 o 5 años– y nuestras cotizaciones están actualmente muy por debajo del valor intrínseco de las compañías, en mi opinión muy especialmente en el caso de Quabit Inmobiliaria.

La pasada semana las compañías cotizadas del sector publicaban resultados y, en general, trasladaron que el avance de sus planes de negocio estaba en línea con las previsiones que habían realizado.Esta semana hemos conocido los datos macroeconómicos de cierre de la actividad inmobiliaria del año 2018 que confirman con claridad la solidez del crecimiento del sector: las compraventas de viviendas en 2018 subieron un 9’3% hasta situarse en niveles por encima de hace diez años, y el crecimiento de los precios ha sido la mayor desde 2007 (un 6’7% según ha publicado hoy mismo el INE), datos que demuestran la clara aceleración en la que se encuentra el sector.

Sin embargo, la cotización de las compañías no solo no ha reaccionado positivamente a estos datos, sino que incluso se nos ha seguido castigando, algo en mi opinión irracional sobre todo si se tiene en consideración que todas las promotoras estamos cotizando con importantes descuentos sobre nuestro valor intrínseco. Y todo ello en un momento en el que la fortaleza y el crecimiento del sector está favoreciendo el cumplimiento de nuestros objetivos y pronostica la consecución de resultados operativos importantes en poco tiempo por parte de todas las compañías.

Los inversores tienen que entender que nuestro negocio tiene un periodo mínimo de maduración de tres años. Es decir, desde el momento en que realizamos la inversión en el suelo hasta que tiene lugar la entrega de la vivienda al cliente final (momento en el que se contabiliza el resultado), se necesita aproximadamente ese tiempo de tres años. A esto hay que añadir que habrá que llegar a un número mínimo de entregas y facturación para conseguir resultados positivos porque la organización, nuestros gastos operativos y comerciales de, por ejemplo, este año, deben de estar dimensionados para alcanzar los objetivos de dentro de dos .

Este negocio necesita tiempo y requiere paciencia. Nuestros inversores deben de estar confiados porque los resultados llegarán en un plazo cercano ya que las bases de las compañías promotoras son sólidas, el ciclo actual se muestra claramente alcista –y así continuará durante los próximos 4 o 5 años– y nuestras cotizaciones están actualmente muy por debajo del valor intrínseco de las compañías, en mi opinión muy especialmente en el caso de Quabit Inmobiliaria.